#8M Mujeres y Humanidades Digitales

#8M Mujeres y Humanidades Digitales

El 8 de marzo se festeja el día de la mujer trabajadora en el mundo. Es un día reivindicativo, muy merecido desde un lugar de género, y es asimismo un muy buen día para proponer una reflexión acerca de un mundo más justo y con igualdad de oportunidades.

Este 2017 el Día Internacional de la Mujer ha tomado una connotación mucho más importante que años anteriores a causa de las víctimas por violencia de género en nuestro país y también, y entre muchos otros, por los problemas sobre discriminación e inmigración que en este momento está sufriendo (y se están visibilizando) en los Estados Unidos. Desde Humanidades Digitales CAICYT creemos que hay que festejarlo honrando a las mujeres que han dedicado su empresa a las Digital Humanities y a las Humanidades Digitales, aún sin saberlo, y que, de algún modo, han reivindicado el lugar de la mujer en los espacios de la educación y la investigación, y han propuesto un modelo igualitario con su trabajo.

Una pionera de las Digital Humanities, hábil matemática y brillante filósofa, fue la decimonónica Ada Lovelace (1815-1852), hija de Lord Byron. Si bien es considerada como la primera persona que escribió un programa informático, sus reflexiones acerca de la posibilidad de aplicar el trabajo de una máquina (pensada como un ordenador) con objetos humanísticos, como la música, la transforman en la primera humanits digital (Rio Riande 2016). Un modo de mantener vivo su espíritu indagador e inquieto es “El día internacional Ada Lovelace”,  evento anual que tiene como objetivo celebrar a las mujeres en la ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas.

 

Ada Lovelace

Ada Lovelace y sus notas para el Analytical Engine de Charles Babbage

Para el mismo momento en el que Ada trabajaba en las notas al analytical engine, hacia 1883, una joven llamada Teena Rochfort Smith creó un prototipo de una edición experimental comparada de Hamlet que, a día de hoy, sigue siendo el experimento impreso más complejo que se haya intentado sobre el Hamlet de Shakespeare. Incluso hoy en día las interfaces digitales son menos ambiciosas que lo que Rochfort Smith previó, que empujó la tipografía victoriana y la tecnología de impresión de esos tiempos a sus límites máximos. Muchos investigadores han avanzado en los modos de la investigación digital a partir del trabajo de Rochfort (Rio Riande 2016).

En el ámbito de las Digital Humanities actuales, es justo mencionar a las mujeres que acompañaron el proyecto del Index Tomisticus del padre Busa. Sí, quienes más se dedicaban a perforar tarjetas eran “ellas” en este proyecto. Cabe destacar que nuestra directora actual del CAICYT, Mela Bosch, participó en algún momento como parte del grupo de trabajo de Busa en Argentina, en la década de 1980. la mayor parte del siglo XX fue momento de gloria para las mujeres en la informática y la programación. Hasta 1984, el número de mujeres que estudiaban ciencias de la computación crecía más rápido que el número de hombres. Pero en ese año el porcentaje de mujeres en la informática se estancó, debido a distintas variables sociales, culturales y económicas. Hedy Lamarr a Grace Hopper o Margaret Atwood, y tantas otras demostraron entonces la habilidad para manejar códigos y lenguajes de parte de las mujeres.

Livia Canestraro trabajando en el Index Tomisticus

También es justicia mencionar a Ángela Ruiz Robles. Doña Angelita fue una gran precursora del libro digital y la lectura interactiva. Esta maestra gallega entendía asimismo que sus alumnos cargaban con demasiados libros y que pasaban demasiadas horas en clase pegados a estos. Movida por fines pedagógicos únicos y hasta casi inauditos para el momento (1960, momento en el que, como veremos en el próximo apartado, estaba surgiendo la Humanist Computing), construyó lo que dio en llamar enciclopedia mecánica. En un formato laptop vertical este libro de metal y cartón –que fue uno de sus tantos libros mecánicos–  permitía que los niños en edad escolar interactuaran con él más allá de la simple lectura o el ejercicio escolar, activando, mediante pulsadores o botones, distintos textos (Rio Riande 2015).

Así y todo, la falta del reconocimiento en el del trabajo universitario y de investigación sigue siendo una constante en la vida de las mujeres, cuestión que no sólo las perjudica como individuos sino que además lleva a una falta de modelos a imitar para niñas y mujeres jóvenes que aspiran a una carrera académica, exacerbando roles de género y otros factores que conducen al desbalance de la cantidad de mujeres que se dedican a este tipo de actividades. Girls in tech, por ejemplo, es en este sentido, un espacio reseñable para la visibilización de las mujeres en la tecnología, muy aplicable a ámbitos como el de la investigación científica.

Si bien en los noventa, y en el ámbito de la informática Humanística nombres como los de Estelle Irizarry o por Aurora Martín de Santa Olalla son referencias ineludibles, es desde comienzos del siglo XXI que quienes han propuesto el verdadero salto cualitativo en nuestro campo han sido las Feminist Digital Humanities. Desde allí, y a través de numerosísimos proyectos encarados desde universidades de los Estados Unidos, principalmente, han surgido voces que dan cuenta dela propensión de las Humanidades Digitales a avanzar en los discursos patriarcales o hegemónicos en las Academias. Algunas de las investigaciones en HD Feministas se centran en la exclusión de las mujeres de las historias de la tecnología. Además se enfatiza en el papel de las mujeres, las feministas y los ciberfeministas en la tecnología, arrojando luz sobre afirmaciones como “Los hombres inventaron Internet”, como se escribió en un artículo de junio de 2012 en el New York Times. Wendy Chun, Katherine Hayles y Claire Potter son apenas algunos nombres que mencionamos aquí.

Desde Argentina, en una etapa de mayor desarrollo de las Digital Humanities y las Humanidades Digitales en el mundo, hemos asistido a una recepción más que provechosa de esta línea de investigación por parte del colectivo femenino universitario y del ámbito de la investigación. Un detalle interesante que encontramos gracias a nuestra colaboración con Big Data Machine, proyecto de Mara Destéfanis, y del que dan cuenta los datos de los usuarios de Twitter que bien siguen a @aahdArg o retuitearon los mensajes #CongresoAAHD, ydestaca a la comunidad de Humanidades Digitales en nuestro país en la paridad de género. Este panorama no es el mismo para las Digital Humanities. Recordemos, por ejemplo, el hashtag wherearethewomen en el Congreso de la ADHO celebrado en Sydney en el año 2015, que es muestra de la dificultad que aún encuentran muchas mujeres para abrirse paso en una comunidad científica no hasta hace mucho regida principalmente por hombres.

Presencia de las mujeres en las Humanidades Digitales en Argentina. Big Data Machine

De todas formas, cabe mencionar uno de los proyectos más intereresantes con el que HD CAICYT colabora, POSTDATA, un proyecto ERC de excelencia, donde no solo la cabeza del equipo es una mujer, Elena González Blanco, sino que el 90% del equipo estable está compuesto por mujeres que no han sido elegidas por amistad o recomendación sino a través de estrictas evaluaciones. Desde 2011, los proyectos del LINHD, con los cuales HD CAICYT trabaja casi codo a codo como colaborador, dan cuenta de una labor altamente competitiva por un grupo conformado por mujeres (Elena González Blanco, Clara Martínez Cantón, Susanna Allés, Helena Bermúdez Sabel, Mariana Curado Malta, María Luisa Díez Platas, Patricia Garrido Teixeira, Mara Manailescu, Gimena del Rio) .

POSTDATA

 

Las Humanidades Digitales se muestran hoy como un campo innovador, capaz de visibilizar trazos impensables para los humanos en grandes corpus escritos, de enseñarnos conocimientos sumergidos en las imágenes y los textos. Mostrar al mundo el trabajo de las mujeres puede ser una de sus mejores batallas. Pero, sin dudas, el triunfo de Humanidades Digitales se alcanzará cuando mujeres y hombres las habiten sin tener que pensarse como tales. Entonces, el espíritu constructivo y colaborador de las HD será verdaderamente genuino, más allá de las buenas intenciones de la letra escrita. Y será su pequeño grano de arena para un mundo mejor. Dentro y fuera de la Academia.

 

Gimena del Rio y Romina De León. HD CAICYT

 

HD CAICYT somos

Gimena del Rio Riande

Mela Bosch

Romina De León

 

Con la colaboración de

Virginia Brussa

Paola Bongiovanni

 

 

y…

Diego Ferreyra

http://www.caicyt-conicet.gov.ar/micrositios/mhedi/

Referencias

Gimena del Rio Riande

-“De todo lo visible y lo invisible o volver a pensar la investigación en humanidades digitales”, en Signa: Revista de la Asociación Española de Semiótica (UNED), núm. 25, 2016, pp. 95-108. http://revistas.uned.es/index.php/signa/article/view/16943

-“Ada en la encrucijada de las Humanidades Digitales”, Luthor 29, agosto 2016. Número dedicado a las Humanidades Digitales. ISSN 1853-3272 http://www.revistaluthor.com.ar/spip.php?article149

“Humanidades Digitales. Mito, actualidad y condiciones de posibilidad en España y América Latina“.ArtyHum, monográfico 1, noviembre de 2015, ISSN 2341-4898 pp. 7-19. https://www.artyhum.com/descargas/monograficos/MONOGR%C3%81FICO%20HD.pdf