Directorio de Científicos Argentinos Dra. Grierson

Qué es el Directorio Científico Argentino Dra. Grierson, su lugar en CAICYT.

Acceder a la Base Dra. Cecilia Grierson de Científicos Argentinos

Según su misión y objetivos estipulados en la Res.1601/2012, CAICYT contribuye a la organización y acceso de la información científico-tecnológica y a la calidad de su difusión. Tiene también la misión de  apoyar la comprensión del desarrollo, evolución y transferencia del conocimiento mediante la investigación de la información publicada en ciencia y tecnología.
También tiene encomendado experimentar en la organización de la información para la investigación e innovación, y realizar estudios de tendencias en investigación y desarrollo en bases de datos y repositorios de ciencia y tecnología. CAICYT se ocupa asimismo de contribuir a la organización y coordinar el resguardo, clasificación, catalogación y acceso de la información de fuentes primarias y secundarias necesarias para la investigación e innovación en archivos digitalizados.
Complementariamente, debe apoyar y promocionar la actividad editorial argentina en Ciencia y Tecnología, y coordinar la información de índole técnica específica y sobre la experiencia nacional e internacional para la valoración, por parte del CONICET, de publicaciones Científicas periódicas y no periódicas.

Por ello, CAICYT interviene desarrollando e impulsando la adopción de protocolos y tecnologías de organización y gestión editorial de las publicaciones científicas periódicas de la Argentina, y brinda servicios de asesoramiento en este marco.

Todo esto hace que sea un insumo importante para los estudios y desarrollos institucionales contar con una herramienta de identificación de autoridades que sirva de apoyo en la catalogación, investigación e información en general.

Es en este contexto que CAICYT desarrolla una base de datos de científicos argentinos, que se ha denominado Base Dra. Grierson en honor médica y científica argentina.

La problemática de la identificación de  personas en los entornos digitales (control de autoridades)

Tradicionalmente en Bibliotecología se denomina control de autoridades al  proceso de unificar, mediante la utilización de una forma normalizada, los puntos de acceso de los catálogos, ya sea manuales como automatizados.

Implica  la regulación de nombres de personas, instituciones, títulos para desambiguar  homonimias y sinonimias, y controlar la variedad de nombres que identifican a un solo sujeto.

El proceso da como resultado un asiento o registro de autoridad, o de forma autorizada; de allí deriva el nombre de control de autoridades. Esta forma autorizada, normalizada o regulada es la que sirve de referencia en todos los procesos de ese sistema.

El resultado del conjunto de registros o asientos de autoridad es el fichero de autoridades que reúne las entidades normalizadas; para estos registros existe una norma ISO (ISO 5123/3ª, 1981) y también otras directrices como las de IFLA: las GARR (Guidelines for Authority Records and References).

La tendencia que propone IFLA es que las autoridades sean establecidas según los usos locales de acuerdo con las convenciones lingüísticas y las particularidades culturales de cada país, y es también  partidaria del uso de la lengua del país para redactar elementos de referencia como aclaraciones o calificadores.

En 2005, la IFLA propuso que se desarrollara mundialmente el ISADN (International Standard Authority Data Number ) como número normalizado propuesto para identificar y agrupar personas físicas y entidades a nivel internacional. Pero esta iniciativa no avanzó significativamente en los últimos 10 años.

En tanto, se llevaron adelante otras experiencias como el VIAF (Fichero de Autoridades Vitual Internacional) que utiliza como fuente los ficheros de autoridad de persona de la Deutsche Bibliothek y la Library of Congress. El inconveniente es que  aquellas personas que no estén referenciadas en los catálogos de estas bibliotecas, no se encuentran en el VIAF, al menos por el momento.

Por otra parte, en el mundo de las redes académicas han aparecido otras formas de identificación que surgen desde la propuesta espontánea de los interesados: una “vía verde de autoridades”, como ORCID, http://orcid.org/ . Esta es una tendencia muy interesante por el nivel de protagonismo que permite a las personas, por lo que logró mucho más éxito que las formas institucionales como el ISADN o el mismo VIAF. El identificador ORCID, al ser un identificador voluntario y controlado por quien se ha registrado, solo puede ser proporcionado por el interesado ya que el sistema no ofrece una API que permita su disponibilidad vía OAI-PMH.

Otra forma de identificación de personas es la que las agencias y organismos públicos exponen en sus sitios web institucionales y cuyos metadatos  pueden ser hoy en día cosechados, y que es una de las fuentes de este directorio tal como se indica a continuación.

 Fuentes del Directorio de Científicos Argentinos de CAICYT

Teniendo en cuenta todos estos aspectos, el Laboratorio de Información de CAICYT ha decidido llevar adelante una recopilación de los agentes del sistema científico argentino utilizando como fuente:

 

  1. Los catálogos de autoridades existentes en las bases de datos bibliográficas de CAICYT.
  2. La recopilación en fuentes bibliográficas impresas y la web, que es realizada por los bibliotecarios y documentalistas de CAICYT
  3. Los metadatos disponibilizados públicamente por CONICET y otras agencias nacionales argentinas.
  4. Los metadatos disponibilizados públicamente en sitios internacionales como VIAF y WikiData.
  5. Los datos que el científico solicite que sean incluidos a través de los mecanismos de curación y moderación en línea de la Base de Datos.

Criterios para considerar autoridades de personas a identificar en el Directorio de Científicos Argentinos de CAICYT

Consideramos a:

  • Científicos históricos argentinos fallecidos, a partir de 1810.
  • Investigadores de la carrera de investigador de CONICET.
  • Investigadores de la carrera de investigador de las universidades nacionales.
  • Investigadores científicos de empresas privadas y organizaciones no gubernamentales.
  • Investigadores de universidades privadas.
  • Técnicos y profesionales de equipos de investigación de los institutos de CONICET.
  • Técnicos y profesionales de equipos de investigación de Universidades Nacionales.
  • Becarios doctorales del sistema científico nacional y universidades nacionales y privadas.
  • Becarios postdoctorales del sistema científico nacional y universidades nacionales y privadas.
  • Científicos eméritos, jubilados o retirados sistema científico nacional y universidades nacionales y privadas.