Nace una estrella: la biblioteca electrónica de ciencia y tecnología

CreatorsChávez Flores, Alejandra; Fasano, Nora; Mabragaña, Cecilia Ángela; Portugal, Mercedes

  • Las unidades de información académicas y científico-tecnológicas argentinas, caracterizadas por una gran dispersión geográfica, conformaban un gran mosaico de poblaciones aisladas distribuidas en algunas redes temáticas con escasos recursos compartidos. Asimismo, la utilización de recursos impresos documentales obligaba a una duplicación de títulos. Varios sucesos confluyeron para provocar un importante impacto desde afuera hacia adentro en la disponibilidad y acceso a la información: la irrupción de Internet, el aumento exponencial de la información producida, los costos asociados a la infraestructura informática y a las nuevas
    tecnologías, conjuntamente con los ejemplos y modelos exitosos de consorcios creados en los países mas avanzados para el acceso compartido a estos nuevos documentos electrónicos.

    La comunidad bibliotecaria y los usuarios del sector académico y científico-tecnológico
    entendieron la necesidad de implementar un sistema consorciado de acceso a la información por las ventajas que esto representaba. Sin embargo, esta necesidad no fue plenamente comprendida por los estamentos políticos. Los problemas económicos que atravesó nuestro país a partir de 2001 fueron el detonante que motivó a los responsables políticos a apoyar un modelo de este tipo. Esta visión política, comprometida a nivel nacional en un proyecto Federal e insertado en
    el marco del Mercosur, fue la plataforma funcional indispensable para establecer la Biblioteca Electrónica (BE).

    La Secretaría de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva (SECTIP) organismo responsable de la implementación de esta iniciativa, utilizó el modelo top-down, creando una comisión ad hoc de profesionales bibliotecarios, para el asesoramiento en los temas referentes a: evaluación del Core collection, políticas de preservación, autenticación de usuarios, aplicación de estándares, fomento de buenas prácticas y uso de los recursos compartidos.

    Actualmente el acceso a los distintos usuarios, docentes e investigadores se realiza a través de la autenticación de rangos y/o IP institucionales. En algunos casos con servidores proxy controlados con claves de uso restringido y limitadas a grupos de investigación. Las perspectivas apuntan a varios aspectos, funcionales, técnicos y de sustentabilidad: la ampliación de la
    cantidad de recursos disponibles (actualmente acceso a más de 3.600 títulos y 6 bases de datos referenciales), la participación de otras instituciones (actualmente 50 instituciones y 1 nodo) y la aplicación del curriculum vitae único durante el 2004 que permitiría implementar en el futuro otros sistemas de validación de accesos.
    Debido a los innumerables procesos de cambio sufridos por el país a partir de 2002 este emprendimiento no ha tenido la suficiente repercusión en los medios de difusión y en la sociedad. Es un hecho histórico y se encuentra en la etapa de afianzar lo logrado, internalizando en todas las comunidades este modelo de “Portal del conocimiento en el siglo XXI”.

Citación

Chávez Flores, Alejandra et al., “Nace una estrella: la biblioteca electrónica de ciencia y tecnología,” COMCIENT: repositorio institucional del CAICYT especializado en información y comunicación científica, consulta 15 de septiembre de 2019, http://www.caicyt-conicet.gov.ar/comcient/ark%3A/16680081/rscxt.

Título

Nace una estrella: la biblioteca electrónica de ciencia y tecnología

Descripción

Las unidades de información académicas y científico-tecnológicas argentinas, caracterizadas por una gran dispersión geográfica, conformaban un gran mosaico de poblaciones aisladas distribuidas en algunas redes temáticas con escasos recursos compartidos. Asimismo, la utilización de recursos impresos documentales obligaba a una duplicación de títulos. Varios sucesos confluyeron para provocar un importante impacto desde afuera hacia adentro en la disponibilidad y acceso a la información: la irrupción de Internet, el aumento exponencial de la información producida, los costos asociados a la infraestructura informática y a las nuevas
tecnologías, conjuntamente con los ejemplos y modelos exitosos de consorcios creados en los países mas avanzados para el acceso compartido a estos nuevos documentos electrónicos.

La comunidad bibliotecaria y los usuarios del sector académico y científico-tecnológico
entendieron la necesidad de implementar un sistema consorciado de acceso a la información por las ventajas que esto representaba. Sin embargo, esta necesidad no fue plenamente comprendida por los estamentos políticos. Los problemas económicos que atravesó nuestro país a partir de 2001 fueron el detonante que motivó a los responsables políticos a apoyar un modelo de este tipo. Esta visión política, comprometida a nivel nacional en un proyecto Federal e insertado en
el marco del Mercosur, fue la plataforma funcional indispensable para establecer la Biblioteca Electrónica (BE).

La Secretaría de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva (SECTIP) organismo responsable de la implementación de esta iniciativa, utilizó el modelo top-down, creando una comisión ad hoc de profesionales bibliotecarios, para el asesoramiento en los temas referentes a: evaluación del Core collection, políticas de preservación, autenticación de usuarios, aplicación de estándares, fomento de buenas prácticas y uso de los recursos compartidos.

Actualmente el acceso a los distintos usuarios, docentes e investigadores se realiza a través de la autenticación de rangos y/o IP institucionales. En algunos casos con servidores proxy controlados con claves de uso restringido y limitadas a grupos de investigación. Las perspectivas apuntan a varios aspectos, funcionales, técnicos y de sustentabilidad: la ampliación de la
cantidad de recursos disponibles (actualmente acceso a más de 3.600 títulos y 6 bases de datos referenciales), la participación de otras instituciones (actualmente 50 instituciones y 1 nodo) y la aplicación del curriculum vitae único durante el 2004 que permitiría implementar en el futuro otros sistemas de validación de accesos.
Debido a los innumerables procesos de cambio sufridos por el país a partir de 2002 este emprendimiento no ha tenido la suficiente repercusión en los medios de difusión y en la sociedad. Es un hecho histórico y se encuentra en la etapa de afianzar lo logrado, internalizando en todas las comunidades este modelo de “Portal del conocimiento en el siglo XXI”.

Fecha

2004-08-22/27

Formato

Idioma

Español

Identificador

ark:/16680081/rscxt
056-S
Meeting: 155. Information Technology